Publicidad:
La Coctelera

Una historia de becarios

Llega Septiembre y atrás queda la playa, el calor, las olas, las risas, los besos.... pero para algunos, la llegada del noveno mes, ha sido sinónimo de liberación.

Miguel. 25 años. Licenciado. Busca su primer empleo. La infructuosa búsqueda hace mella en él. Promovido por sus familiares y antiguos profesores, decide inscribirse en un Master en el cual le prometen que durante 3 meses será becario en una prestigiosa empresa. Tras volver a las aulas y transcurridos 8 meses de clases, Miguel está desesperado. No encuentra trabajo y las prácticas en una prestigiosa empresa parecen haber desaparecido. Sus compañeros se encuentran en una situación similar. Al final, tras mucho insistir a la Dirección del centro, consigue sus "preciadas" prácticas. Error. Las prácticas no son en una prestigiosa empresa, pero da igual, lo importante es trabajar, crearse un curriculum (eso dicen todos pero tu Cv es valido), hacerse un nombre en la empresa y mostrar a tus superiores que estás capacitado para ejercer tu profesión. Segundo Error. Tus horarios. Trabajarás de Lunes a Viernes, de 7 de la mañana a 4 de la tarde o de 4 de la tarde a 12 de la noche. Tu salario, 300 euros. El total se queda en 294 euros. Tercer Error. Ilusión, a pesar de todos los inconvenientes que existen, tú decides tirar para delante. Estás convencido de poder desarrollar todo tu potencial. Tus primeros días son como te los habías imaginado, algo liado, no mucho. Conoces gente, entablas relaciones de trabajo. Cuarto Error. Han pasado 6 meses desde que comenzaste como becario. Se acerca la hora de la verdad. Deben decidir si te contratan o si por el contrario tu beca finaliza. Estás convencido de seguir con ellos. Sueñas con el momento de la firma de tu primer contrato. El sueño se termina. Deciden no continuar contigo. Te agradecen el esfuerzo realizado. Todos son buenas palabras y promesas de futuros puestos cuando la empresa pase mejores momentos. La crisis dicen. 5 días más tarde tienen un nuevo becario y la historia se repite.....

La historia de Miguel es la historia de otros tantos jóvenes que son utilizados como mano de obra barata por las empresas. Un negocio rentable ya que se ahorran los emolumentos del trabajador, la seguridad social y una serie de gastos que conlleva la contratación de un trabajador. El sistema debe cambiar. La administración debe tomar cartas en el asunto y establecer los controles necesarios para garantizar la protección a los becarios. Las universidades deben comenzar a tomar conciencia acerca de los empleos ofertados a sus estudiantes, deben velar por el futuro de sus carreras profesionales. No pueden despreocuparse de sus alumnos. Deben establecer controles de calidad en sus prácticas. Incluso los estudiantes deben concienciarse sobre este gran problema que les atañe. Deben protestar. Deben ejercer sus derechos. Deben plantar cara. De nada sirve, "ya lo cojo yo, para que lo coja otro". Luchad por vuestro futuro.

La juventud es nuestro mayor bien social, es nuestro futuro. Si no lo cuidamos, no esperemos que ellos nos cuiden.

....Sensaciones....

Increíble pero cierto. Es Sábado noche. La basta mayoría disfruta bajo la atenta mirada de la luna. Yo, mientras, estoy en el complejo mundo del que parte mi habitación. Estoy en calzoncillos y a mi lado tengo una botella. Creo que he perdido el norte. Quizás nunca lo tuve. Empiezo a plantearme que he perdido el tiempo. Lo he malgastado como aquel que dice. Lo peor de todo es que no sé dónde empezó este declive. No lo sé.

Y  pienso. ¿dónde dejé mis sueños? ¿dónde los escondí? ¿recuperare la ilusión?

Quiero gritar. Quiero marchar. Quiero encontrarte. Seguramente la raíz de mis problemas sean amorosos. Aún recuerdo el 30 de Julio, para ser más exactos recuerdo todos los 30 de Julio que me perdí. La cabeza me da vueltas, será de pensar o más probablemente sea la botella que me da vértigo. No hay más. Es Sábado noche. La basta mayoría disfruta bajo la atenta mirada de la luna. Yo, mientas, estoy en el complejo mundo del que parte mi habitación....

Viaje de ida y vuelta

"Deseo escribir algo tan misterioso como un gato" Edgar Allan Poe

Son las 2 de la madrugada. Escucho música. No puedo dormir. Demasiados pensamientos rondan hoy en mi cabeza. Streets of Paris, eso es lo que escucho. Cierro los ojos y me dejo llevar por la música. A mi mente vienen recuerdos de otras épocas, otros momentos. Siempre he considerado que la felicidad se basa en fogonazos, en eso se basa nuestra vida, en fogonazos, aquí y allá. Hace mucho tiempo fui feliz.

El viento aporrea mi ventana, no cesa en su empeño. No me rindo, creo que mis sueños pueden ser cumplidos, pueden llevarse a cabo. No, miento. A veces no sólo basta con creer. Actuar. Eso es lo que buscamos pero, no encontramos. Hay tantas cosas que nos dan miedo. Miedo a perder todo aquello que quieres. Tus seres queridos, amigos, compañeros, incluso tus posesiones. Eso si que ha sido un acto de sensatez y por que no decirlo, un acto de consumismo.

No tengo respuestas. Esperanzas, eso es lo que tengo. Mantengo la ilusión por todas aquellas pequeñas cosas que me alegran los días a pesar de la oscuridad que los rodea.

Fdo: WILLIAM WILSON